««« CORANTUS »»»

Nº 730. Miércoles, 21 de noviembre de 2018

La conjunción adversativa

Las conjunciones adversativas son aquellas conjunciones coordinantes que contraponen dos oraciones o términos sintácticos. Las más utilizadas son pero y sino.

  • Te acompañaré, pero sólo hasta la puerta
  • No lo hizo una vez, sino tres

Otras menos usadas son mas y empero. La conjunción mas está restringida a la lengua escrita, especialmente a la lengua literaria. La conjunción empero pertenece al estilo literario afectado.

  • Corrió lo más rápido que pudo, mas no ganó la carrera

Pero y mas, pueden encabezar una cláusula con sentido enfático:

  • ¡Pero si yo no fui!
  • ¿Mas qué quieres que te diga?

La contrariedad de las oraciones contrapuestas puede ser parcial o total. Si la contrariedad es parcial, entonces la conjunción adversativa expresa una corrección o restricción en el juicio de la primera oración. Entonces, la coordinación es restrictiva, y las conjunciones usadas son mas, pero y aunque.

  • Es un libro interesante, aunque en algunos capítulos se pone algo aburrido
  • Le dije que no vaya, mas no me hizo caso
  • Tropezó, pero eso no lo detuvo

También se pueden usar una serie de conjunciones procedentes de formas lingüísticas más extensas que se han gramaticalizado total o parcialmente. Son las llamadas locuciones conjuntivas o frases conjuntivas que se usan como nexos adversativos: sin embargo, empero, con todo, a pesar de, no obstante, más bien, excepto, salvo, menos...

Si la contrariedad de las oraciones contrapuestas es total, de manera que la afirmativa excluya totalmente a la negativa, entonces hay incompatibilidad entre ambas oraciones. La coordinación es exclusiva, y las conjunciones usadas son sino, sino que, antes bien, al contrario:

  • No era un canario lo que se compró, sino un periquito australiano
  • No me parece mal; al contrario, me parece genial

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.