««« CORANTUS »»»

Nº 371. Jueves, 16 de junio de 2016

Jano (Ianus)

En la mitología romana, Jano (en latín, Ianus) era el dios guardián de las puertas, de las entradas y de los comienzos. Además, se le consideraba protector del hogar. Según las creencias de los antiguos romanos, Jano también aseguraba buenos finales.

Como dios de los comienzos y de los buenos finales, a Jano se lo invocaba públicamente el primer día del mes de enero, que marcaba el final de un año y el comienzo del siguiente. Por eso, el nombre del mes de enero (ianuarius mensis) deriva de su nombre. Además, en todos los hogares romanos se le dirigía una plegaria matutina, como una forma de inciar el día. Por otro lado, el nombre de Jano también era invocado cada vez que Roma comenzaba una guerra. Las puertas de su templo principal eran entonces mantenidas abiertas por todo el tiempo que durara la guerra. Una vez conseguida la paz, las puertas se cerraban.

Como dios de las puertas y de las entradas, a Jano también se le consideraba el dios protector del hogar, pues protegía sus puertas. Así también se buscaba su asistencia en toda tarea doméstica.

Artísticamente se le representaba con dos caras mirando en dirección opuesta. Su imagen principal estaba en su templo, en el Foro romano. Allí una cara de Jano miraba hacia una puerta que daba al Este y la otra miraba a otra puerta que daba al Oeste. De esta manera, Jano observaba el principio y el final del día.

Jano no tiene equivalente en la mitología griega.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.