««« CORANTUS »»»

Nº 298. Martes, 15 de marzo de 2016

Passiflora caerulea, usos medicinales

La Passiflora caerulea es una planta silvestre emparentada con la maracuyá y la granadilla. Está considerada como uno de los mejores remedios contra todo tipo de manifestaciones nerviosas.

Es analgésica. Se dice que calma el dolor, especialmente cuando se relaciona a problemas del sistema nervioso (migrañas, etc.).

Es antidepresiva. Popularmente se recomienda consumirla junto con tratamientos contra la depresión, en personas que tienen tendencia a estar tristes.

Contrarresta los desórdenes psicosomáticos. Se usa para tratar una serie de malestares físicos de origen nervioso tales como la enuresis (la necesidad de orinar muy frecuentemente por la noche), palpitaciones y arritmias cardíacas, problemas de tartamudeo y del habla, náuseas, disnea nerviosa (problemas respiratorios de origen nervioso), etc.

Es espasmolítica. Las infusiones o tinturas de Passiflora caerulea se usan contra los espasmos involuntarios, tales como los espasmos intestinales o los ‘calambres estomacales’, producidos por el sistema nervioso bajo estrés.

A veces se recomienda contra problemas nerviosos relativos a la menopausia.

Es muy útil para combatir los dolores menstruales producidos por espasmos musculares.

Es relajante. Se usa para calmar los nervios y relajar el organismo, especialmente cuando la ansiedad no nos permite dormir bien y sufrimos de insomnio. También es muy útil para calmar los nervios en aquellas situaciones estresantes tales como las exposiciones frente a audiencias grandes, exámenes, etc.

Actúa sobre el sistema circulatorio. Passiflora caerulea disminuye la presión arterial por lo que se recomienda en casos de hipertensión arterial.

Comentarios

Invitamos a nuestros lectores a participar contándonos sus experiencias con ésta y otras plantas medicinales.