««« CORANTUS »»»

Nº 299. Martes, 15 de marzo de 2016

Passiflora incarnata, usos medicinales

Passiflora incarnata, pariente de la maracuyá y la granadilla, tiene propiedades sedativas, antiespasmódicas y calmantes.

Los antiguos aztecas la conocían como lengua de serpiente, porque la usaban para curar mordeduras de serpiente, además de como alimento y desinfectante de heridas.

También se usa tradicionalmente como antiespasmódica. Son recomendadas contra las palpitaciones y las taquicardias.

Tradicionalmente se le atribuyen propiedades sedativas que se aprovechan para combatir trastornos del sueño.

Es considerada como calmante para tratar estados ansiosos o nerviosos y angustia.

Modernamente, se sabe que esta planta contiene alcaloides indólicos y flavonas que le confieren sus propiedades sedativas, antiespasmódicas y calmantes; por ello se utiliza en preparados farmacéuticos.

En España se vende un jarabe del laboratorio Chiesi-España bajo el nombre comercial de Passiflorine® que está hecho de extracto seco de Passiflora incarnata, valeriana (Valeriana officinalis) y espino blanco (Crataegus oxiacanta). Se recomienda para el tratamiento sintomático de estados leves de nerviosismo y dificultad ocasional de conciliar el sueño.

Comentarios