««« CORANTUS »»»

Nº 374. Domingo, 28 de agosto de 2016

abogado del diablo

1. Catol. Individuo de la Sagrada Congregación de Ritos, de la clase de consultores natos, que en las causas de beatificación y en las de canonización tiene el deber de suscitar dudas y oponer objeciones, sin perjuicio de votar después en pro con arreglo a su conciencia.

2. p. ext. Posición que adopta una persona para buscar vicios en una propuesta.

Etimología

Los miembros de la iglesia cristiana primigenia eran frecuentemente perseguidos y martirizados. Así apareció la figura del mártir de la fe. Estos mártires eran reconocidos como tales por el obispo del lugar.

En el siglo X, el papa se reservó el derecho de reconocer mártires y santos. Entonces, en el año 993, el papa Juan XV canonizó a Ulrico, obispo de Augsburgo, como primer santo de la iglesia católica. Pero fue recién en 1634 que el papa Urbano VIII sentó los procedimientos formales para la canonización con la encíclica Caelestis Hierusalem. Tal procedimiento fue encomendado a la Sagrada Congregación de Ritos.

En el procedimiento para la canonización se nombraban dos participantes. Uno, llamado postulator causa en latín, postulaba la causa del candidato a santo; el otro, al que se le llamó advocatus diaboli, era el encargado de encontrarle cualquier posible defecto al candidato a santo. El nombre de este segundo participante, que en latín quiere decir «abogado del diablo», hacía alusión al hecho de que éste representaba, de manera figurativa, los posibles intereses escondidos del diablo.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.