««« CORANTUS »»»

Nº 303. Martes, 15 de marzo de 2016

Aguaymanto, propiedades medicinales

El aguaymanto (Physalis peruviana) viene siendo usado como medicina natural en los países tropicales donde crece desde hace mucho tiempo. Su uso por parte de los indios de la selva amazónica está bien documentado, y sus agridulces frutos comestibles son disfrutados por muchos habitantes de la selva, tanto humanos como animales.

En la medicina herbal peruana, esta planta también es conocida como mullaca o bolsa mullaca. Ahí, se usa para el asma, infecciones bacterianas, diabetes, dolores de oído, hepatitis, infecciones posparto, inflamaciones, sarna, ictericia, problemas hepáticos, malaria, reumatismo, males dérmicos, insuficiencia urinaria y lombrices.

En Brasil, el aguaymanto se usa tradicionalmente contra el asma, para limpiar la sangre, dermatitis, dolores de oído, fiebre, problemas vesiculares, problemas renales, ictericia, males hepáticos, malaria, náuseas, reumatismo, males dérmicos e insuficiencia urinaria.

En Centroamérica, se usa para la fiebre, gonorrea, malaria, males dérmicos y para prevenir los abortos.

En Colombia, se usa contra el asma, las infecciones bacterianas, inflamación y males de la piel.

En Trinidad, esta especie vegetal se usa para infecciones bacterianas, fiebre, indigestión, nefritis y rectitis.

En Surinam, se usa para la gonorrea, ictericia, malaria, nefritis e insuficiencia urinaria.

En Japón, se usa para resfríos, fiebre, estreptococos, hinchazón e insuficiencia urinaria.

En Taiwán, se usa contra el cáncer, fiebre, hepatitis, males hepáticos, tumores e insuficiencia urinaria.

En general, el aguaymanto se usa contra el asma, infecciones bacterianas, forúnculos, cáncer, partos, dermatosis, diabetes, diarrea, como diurético, edema, expectorante, infecciones oculares, desmayos, fiebres, hemostático, hemorragias (posparto), infertilidad, inflamaciones, leucemia, malaria, náuseas, dolores, tumores testiculares, males dérmicos, enfermedad del sueño, problemas estomacales y como antiséptico.

Además de las propiedades anticancerosas y antileucémicas del aguaymanto, varios grupos de investigadores han confirmado las actividades antibacterianas y antivirales de esta planta.

Los herbolarios de Sur y Norteamérica confían hoy en el aguaymanto para tratar varias infecciones virales y bacterianas, así como terapia complementaria para el cáncer y la leucemia. Aunque no está ampliamente disponible en los Estados Unidos, sí se encuentra como ingrediente en varias fórmulas herbales y a granel.

En los Estados Unidos, el aguaymanto se ve muy difícilmente, excepto en Pensilvania (condado de Dutch y partes del medio oeste).

Curiosamente, muchas de las investigaciones clínicas han ignorado los usos locales e indígenas de esta planta; así, muchos de sus usos efectivos en herboristería permanecen inexplicables. Sus propiedades antibacterianas analizadas podrían validar su uso como antiséptico y desinfectante para males dérmicos y su uso para tratar gonorrea.

Comentarios