««« CORANTUS »»»

Nº 505. Viernes, 26 de enero de 2018

alófono

sustantivo masculino
Lingüística Cada una de las variantes que se dan en la pronunciación de un fonema a causa de su posición en la palabra o en la sílaba o el carácter de los fonemas contiguos.

Sinónimo variante combinatoria

Inglés allophone

Etimología

Del prefijo alo-, «otro» y la raíz de la palabra fonema.

Palabras derivadas

  • alofónico (adjetivo)

Los alófonos

Un alófono es una variante fonética de un fonema. Los alófonos se producen como consecuencia de las leyes físicas (mecánicas) de la fonación y de la economía lingüística.

Una lengua tiene un número finito de sonidos bien definidos, o fonemas. Sin embargo, en la lengua hablada, un hablante puede emitir sonidos que se alejan un poco de los sonidos estándar; es decir, un fonema puede presentar diferentes realizaciones fonéticas. Estas variantes fonéticas son los alófonos.

Los alófonos se deben principalmente a las influencias que los fonemas aledaños ejercen sobre un fonema en particular. Así, por ejemplo, el fonema /b/ (el sonido de la letra b), que en castellano se define por sus rasgos distintivos como oclusivo bilabial sonoro, se pronuncia así en posición inicial, como en la palabra base, pero se pronuncia de manera diferente en posición media, como en sabio, donde esta b se pronuncia de un modo fricativo. Esta variación de la pronunciación es un alófono del fonema /b/ puro.

En inglés, el sonido de la t en las palabras hit, tip y little es alofónico. Aunque fonémicamente se consideren sonidos iguales, fonéticamente se diferencian en términos de aspiración, sonoridad y punto de articulación. La p aspirada de pin y la p no aspirada de spin también son alófonos del fonema /p/ del inglés. En japonés y algunos dialectos del chino, los sonidos de las letras f y h son alófonos.

Es común que los hablantes de una lengua tengan dificultades para oír las diferencias fonéticas entre los alófonos de un mismo fonema. Esto se debe a que tales diferencias alofónicas no contribuyen a distinguir una palabra de la otra. Sin embargo, los alófonos de unas lenguas pueden ser considerados fonemas en otras. Por ejemplo, los sonido de la letra p en las palabras castellanas papa y aptitud no son iguales. En la palabra aptitud, la p se pronuncia con una cierta aspiración. Ambos sonidos, sin embargo, son considerados alófonos del fonema /p/. En cambio, en el quechua o el tailandés, la pronunciación de una p aspirada o sin aspiración puede crear dos palabras diferentes con significado diferente. En esos idiomas, ambos sonidos son considerados fonemas separados.

Dentro de la norma lingüística de cada lengua, se considera que cada fonema tiene un número determinado de alófonos. Las variedades regionales, sociales o estilísticas, que no forman parte de la normativa lingüística, no se suelen considerar alófonos (aunque algunos lingüistas podrían no estar de acuerdo). En esos casos hablamos de fenómenos fonéticos diferentes, que son estudiados por la dialectología o la estilística. Tampoco hay que confundir los alófonos con vicios lingüísticos que se producen en el habla de ciertas personas.

etiquetas:

Comentarios

No hay.