««« CORANTUS »»»

Nº 184. Sábado, 30 de enero de 2016

La aloína

La aloína es un componente importante de las hojas del aloe vera (sábila). Se encuentra en el látex que brota de debajo de la piel o cáscara de la hoja cuando ésta es cortada o rasgada (para más detalles, vea el artículo sobre el yodo en el aloe vera o sábila).

Químicamente, es un glucósido.

Aloína pura en polvo. La aloína purificada es un compuesto de color amarillo.

La aloína es irritante, por lo que está contraindicada en todos los tratamientos de la piel o de las mucosas (úlceras, gastritis, colitis, etc.). Su capacidad de irritar la mucosa gastrointestinal, sin embargo, hizo famoso al acíbar como un potente purgante (la aloína es el principio activo y principal constituyente del acíbar, con un 20% de su peso, aproximadamente). Y es que la irritación causada por la aloína presente en el acíbar provoca una diarrea que antiguamente era considerada como una forma de limpiar el cuerpo. Algunas personas siguen usando hasta el día de hoy cápsulas con aloína contra el estreñimiento, pero debido a sus efectos colaterales graves ya no se usa más con tal fin (vea más adelante). Actualmente algunas personas también aprovechan su efecto laxante para bajar de peso, pero eso es totalmente desaconsejado (vea el artículo aloe vera o sábila para bajar de peso).

Su capacidad de irritar la piel, por otro lado, es bien conocida entre los aficionados al uso del aloe vera (sábila) para cuidar la piel. De ahí que entre las personas que usan el aloe vera (sábila) con tal fin sea práctica común el dejar escurriendo las hojas por un tiempo largo, para deshacerse de este compuesto irritante (que erróneamente suele confundírsele con el yodo; vea el artículo sobre el yodo en el aloe vera o sábila). En algunas personas muy sensibles, la aloína presente en las hojas de aloe vera (sábila) sin tratar puede causar dermatitis (o sea, inflamación de la piel). Aunque el malestar es reversible, su uso sobre la piel debe evitarse.

Ingerida en grandes cantidades o por períodos muy prolongados, la aloína puede ser tóxica. Empieza causando diarreas (de ahí que se emplee en cápsulas para tratar el estreñimiento), y si se insiste en tomarla, puede inflamar el hígado, causar desbalance electrolítico y daño renal, hasta llevar a la muerte. Afortunadamente, sus efectos pueden ser reversibles si no se ha abusado de ella por mucho tiempo.

El calor no inactiva la aloína.

La aloína no se debe usar sin supervisión médica. Puede resultar dañina en muchos casos particulares, incluso en pequeñas cantidades. Se sabe que la aloína puede causar daño hepático, daño renal, e incluso la muerte si se usa sin control. Por esa razón, desde el año 2003, la Agencia de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha prohibido la venta libre, en ese país, de productos que contengan aloína.

Algunas personas le atribuyen propiedades cicatrizantes, pero esto no está probado.

Comentarios

paula rosas

Domingo, 15 de mayo de 2016 - 0:34:52 EDT

yo me hice el tretamiento del Frayle de sabila, miel y Tequila. lo tome por un mes. yo padezco de miomas en mi matriz.mis periodos son muy dolorosos y sangrados abundantes. me hice el remedio y fue peor tuve q ir al hospital a q me inyectaran para el dolor no se q paso. pero empeore. seria por el preparado de sabila???