««« CORANTUS »»»

Nº 455. Jueves, 25 de mayo de 2017

arroba, @

1. f. Metrol. Antigua unidad española de peso, de valor variable, que aún se usa en varias regiones de España y en muchos países de Latinoamérica. Su valor más difundido equivale a 11.502 kilogramos o 25 libras (Castilla, Argentina, Chile, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Venezuela). En Colombia y Aragón equivale a 12.5 kilogramos; en Cataluña, a 10.4.

2. f. Metrol. Antigua unidad portuguesa de peso equivalente a unas 32 libras.

3. f. Metrol. Pesa de una arroba.

4. f. Metrol. Antigua unidad de volumen, medida para líquidos. Su valor varía según las regiones y los líquidos. Su valor más extendido es 16.1 litros.

5. f. Inform. Símbolo que se usa en las direcciones de correo electrónico para separar el nombre de usuario del dominio de la empresa proveedora del servicio: @.

Frase

Por arrobas. A montones, en gran cantidad.

Etimología

Del árabe ar-rub', literalmente «la cuarta parte», por ser la cuarta parte de un quintal. La arroba surgió como unidad de medida en el siglo 16.

El signo de arroba o @ es más antiguo. Aparentemente apareció por primera vez en la época de los romanos. Surgió como una ligadura, es decir, la unión gráfica de dos letras, usada especialmente al final de una línea. La finalidad era ahorrar tiempo y espacio, pues el pergamino era escaso y caro. El símbolo abreviaba la palabra latina ad, que quiere decir «a», «hacia», «cerca» o «en». El trazo alrededor de la a representa a la letra d.

El signo de arroba volvió a surgir en la Edad Media, quizás como contemporáneo del signo de interrogación en el siglo 8. Esto lo haría mucho más antiguo que símbolos como el de la libra esterlina o el apóstrofo, que aparecieron en el siglo 16. En el mundo hispanohablante se usó para designar una unidad de medida, la arroba. En los Estados Unidos sirvió, durante mucho tiempo, para designar el precio por unidad de las mercancías o el costo de los artículos individuales en los pedidos y facturas. Por ejemplo, 2 manzanas @25 centavos = 50 centavos.

Este símbolo se incluyó en las máquinas de escribir que se vendían a finales del siglo 19. Con los años, el pequeño símbolo pasó de un lado a otro del teclado. Pero para mediados del siglo 20, el símbolo estaba casi en desuso. No obstante, el símbolo permaneció en los teclados, quizás porque era un símbolo demasiado complejo como para poder ser reemplazado por otro. Los fabricantes de máquinas de escribir eliminaron otros símbolos porque a los usuarios no les resultaría difícil construirlos con la combinación de otras teclas. Pero la arroba llegó a sobrevivir lo suficiente como para ser resucitada en la era digital.

Hasta hace algún tiempo, el símbolo @ o de arroba se utilizaba casi exclusivamente en las viñetas de las historietas para escribir expresiones insultantes como ¡vete al $&@#! junto con sapos y culebras. En la actualidad, sin embargo, el símbolo de arroba es un conector clave en las direcciones de correo electrónico.

El uso de este símbolo en el correo electrónico nació un día de invierno de 1971, en Cambridge, Massachusetts. Allí, en las oficinas de la empresa informática Bolt Beranek & Newman, un programador de 30 años llamado Ray Tomlinson analizó el teclado de su Model-33 Teletype. Tomlinson, pionero de la programación de correo electrónico, buscaba un signo único para separar un nombre de usuario de un lugar para que las computadoras que dirigen los mensajes no confundieran los dos. Comenzó a enviar mensajes de prueba en su oficina desde una Digital PDP-10, una computadora del tamaño de un refrigerador. Y esta fue la primera dirección electrónica de la historia: tomlinson@bbn-tenexa.

Este símbolo recibe distintos nombres en cada lengua. En inglés se le conoce como at sign, aunque también se le conoce como strudel, commercial at, commat, etc. En Sudáfrica, se le llama ‘cola de mono’; en Italia, algunos lo llaman ‘caracol’; en China, ‘ratoncito’; en otros países se le ha llamado ‘trompa de elefante’. En España e Hispanoamérica se le llama arroba.

Comentarios

No hay comentarios.