««« CORANTUS »»»

Nº 473. Jueves, 8 de junio de 2017

derk-

Derk- es una raíz protoindoeuropea que porta el significado de mirar. Su forma más antigua es *derǩ-, que se vuelve *derk- en las lenguas centum.

Se encuentra en palabras como dragón, estragón, draconiano, sangre de grado, etc.

Palabras derivadas

De esta raíz protoindoeuropea se derivan el griego derkesthai, «mirar», «observar», y una forma sufijada, *dŗk-on(t)-, con flexión interna (ablaut) no marcada. La forma sufijada da origen al griego drakō, «serpiente», «dragón» (que probablemente hacía referencia a un monstruo con forma de serpiente, capaz de provocar mal de ojo), y al inglés antiguo torht, «brillar».

Del griego drakō se derivan palabras como dragón, sangre de draco o sangre de grado (nombre de varias plantas), dracenia, drago, draconiano, boca de dragón, dragona, dragoncillo, dragonites, dragontea, dragontino y estragón, así como las palabras inglesas dragon, «dragón», dragoon, «soldado a caballo», dragonfly, «libélula», dragonhead, «Dracocephalus parviflorum», drake, «cebo para pescar», tarragon, «estragón» y rankle, «causar una irritación permanente», y la palabra sueca drakar, antiguo barco escandinavo con la proa en forma de dragón.

Dracaena es el nombre botánico de un género de plantas ornamentales, que también deriva de esta raíz a través del griego drakō. Da origen al fitónimo castellano dracenia.

Draco es el nombre zoológico de un género de pequeñas lagartijas encontradas en la región indo-malaya. También deriva del griego drakō, y da origen al zoónimo castellano dragón o dragón volador.

La palabra mandrágora no deriva de esta raíz, aunque su forma inglesa, mandrake, podría haber estado influida por ésta.

Comentarios

No hay comentarios.