««« CORANTUS »»»

Historias sin explicación. Martes, 24 de mayo de 2016

El taxista y la mujer fantasma

Un viejo taxista contó que hace muchos años, en la década de los 80, él prestaba el servicio de colectivo Lima - Callao, y su ruta era por toda la Avenida Argentina. Así una vez, ya de madrugada, mientras hacía el último viaje colectivo del día en su auto particular, llegó hasta el Callao. Allí subieron algunas personas, entre ellas una mujer vestida de negro y con un velo en el rostro.

Camino a Lima, conforme el vehículo iba circulando por su ruta habitual, se iban bajando los pasajeros, hasta que al final sólo quedó la mujer vestida de negro. Deseoso de terminar su jornada pronto, el conductor pregunta a la misteriosa mujer hasta dónde pensaba ir, a lo que la señora le responde “más adelante”.

Unas cuadras después, el conductor vuelve a hacerle la misma pregunta a la señora, y ella vuelve a responder “más adelante”. Y así este breve diálogo se repite varias veces. Ya a la altura de la Av. Dueñas, el conductor piensa en preguntarle una vez más a la señora hasta dónde pensaba llegar, ya que se estaba acercando a la Plaza Dos de Mayo, que era el último paradero.

Como no logra verla por el espejo retrovisor, decide darse vuelta para hablar con ella, pues pensaba que estaba echada, durmiendo en el asiento posterior. Entonces se encuentra con la sorpresa de que no había nadie atrás.

Con la impresión que se llevó, casi pierde el control del automóvil. Pisa el freno con desesperación y se detiene en seco en plena Avenida, haciendo un ruido tremendo. Tratando de serenarse, lleva su auto a un lado de la avenida, se estaciona, se baja de él, y se queda mirándolo sin saber qué hacer. El conductor estaba temblando. Y como no era un buen momento para continuar manejando, se quedó parado al lado de su auto, mirándolo, sin querer volver a ingresar a él, hasta que amaneció.

Cuando la luz del sol comenzó a aclarar la mañana, recién tomó el impulso y el valor para volver a ingresar a su auto y dirigirse a su casa.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.