««« CORANTUS »»»

Nº 245. Martes, 8 de marzo de 2016

Manzana, propiedades medicinales

La manzana es una fruta muy común que además tiene propiedades medicinales. Su nombre científico es Malus communis.

La manzana se usa como laxante y astringente. Para combatir el estreñimiento, hay que consumir una manzana cruda con cáscara, para que su fibra insoluble estimule la actividad intestinal.

La manzana rallada y reposada hasta que se ponga marrón (se oxide), se vuelve un buen astringente para evitar diarreas frecuentes. Su fibra soluble contenida principalmente en la pulpa es rica en taninos, que son sustancias que secan y desinflaman la mucosa intestinal.

Otros estudios han determinado que los flavonoides y polifenoles de las manzanas y otras frutas pueden disminuir el colesterol en la sangre y prevenir así la aterosclerosis al inhibir la formación de placas de grasa y coágulos en las arterias, aunque aún no se ha establecido la dosis. No obstante, es recomendable consumir de 1 a 2 manzanas al día para lograr un efecto protector.

Su aroma suave la convierte en uno de los primeros alimentos que se pueden dar a un niño. Además, contiene un 25% de aire que la hace crujiente y estimula la masticación y la limpieza de los dientes.

Los ancianos y bebes pueden consumir manzanas sin piel o jugo natural recién hecho.

Algunas personas suelen considerar esta fruta muy buena para hacer dietas reductoras de peso debido a su bajo contenido de proteínas, grasas y sodio.

La manzana contiene una fibra soluble que ayuda al cuerpo a eliminar el colesterol y a protegerse contra los efectos de la polución ambiental. Es ideal para problemas de artritis, reumatismo, gota, diarrea, gastroenteritis y colitis. Su simple olor tiene un efecto relajante y ayuda a bajar la tensión.

Las manzanas son excelentes para tartas, pasteles, jugos y purés.

Comentarios