««« CORANTUS »»»

Nº 542. Jueves, 1 de marzo de 2018

miel de abeja (cosmética)

En cosmética, la miel de abeja se usa para cuidar la piel, el cabello y las uñas. Se emplea para tratar el acné, las quemaduras solares y las cicatrices. Es ingrediente de algunos jabones.

Para limpiar y exfoliar la piel

Su propiedad emoliente la convierte en un buen ingrediente para limpiar la piel. La miel de abeja pura, aplicada directamente sobre la piel, es un exfoliante natural (es decir, ayuda a retirar las células muertas). Es especialmente recomendada para exfoliar el cutis. Para una mejor exfoliación, se puede combinar con bicarbonato de sodio: dos cucharadas de miel de abeja por una de bicarbonato. Se forma una pasta y se aplica sobre el rostro previamente lavado. Se deja reposar por unos 20 minutos y luego se enjuaga con agua tibia.

Para tratar cicatrices

Según la creencia popular, la aplicación regular de miel de abeja ayuda a reducir las cicatrices mediante la estimulación de la regeneración del tejido dérmico. Se puede aplicar sola o mezclada en partes iguales con aceite de coco o de oliva. Esta mezcla se aplica sobre la cicatriz y se masajea suavemente durante un par de minutos. Luego se cubre con un paño caliente y se deja enfriar.

Para tratar quemaduras solares

La miel de abeja tiene propiedades antisépticas moderadas, por lo que ha sido usada en el tratamiento de quemaduras y heridas. Para una mayor efectividad, se suele mezclar una parte de miel de abeja con una de sábila (áloe vera). La pasta resultante se puede aplicar directamente sobre la piel dañada por el sol.

Para tratar el acné

A la miel de abeja se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antisépticas moderadas que, se cree, ayudan a reducir el enrojecimiento y la hinchazón del acné. Se aplica antes de dormir directamente sobre los granos y se deja actuar por toda la noche.

Para dar brillo al cabello

Existe la creencia de que la combinación de miel de abeja con palta o aceite de oliva ayuda a tener un cabello suave y brilloso. Se aplica como mascarilla para el cabello y se deja actuar por una hora. Luego se enjuaga. La miel también se puede mezclar con champú en partes iguales para lavar el cabello de manera habitual. Se puede usar todos los días o con la rutina habitual de lavado.

Para hidratar las cutículas

Según la creencia popular, una mezcla de una cucharada de miel de abeja con una de vinagre de manzana y otra de aceite de coco ayudan a evitar que las cutículas se resequen y que aparezcan pellejitos o padrastros. La mezcla oleosa se masajea en los dedos, alrededor de las uñas, y se deja actuar por 10 minutos. Finalmente se enjuaga.

Para aclarar las manchas de la piel

En la India, la medicina casera la recomienda para quitar las manchas de la piel. Se aplica pura directamente sobre las manchas de la cara en forma de masajes vigorosos y luego se enjuaga con agua tibia.

etiquetas:

  • No hay

Comentarios

No hay.