««« CORANTUS »»»

Nº 368. Martes, 14 de junio de 2016

Onicofagia, causas

La onicofagia —o acción de morderse las uñas— casi siempre es causada por factores psicológicos. Los orígenes psicológicos de esta reacción pueden ser muy variados (discusiones familiares, conflictos laborales, problemas económicos, etc.), pero todos ellos reflejan un estado de ansiedad, tensión o nerviosismo.

En los niños, la onicofagia suele ser causada por la ansiedad y los sentimientos de culpa. Los niños muy pequeños, de menos de 7 años, no pueden diferenciar su mundo personal del mundo exterior. Por ello, ante situaciones difíciles presentes en el hogar, como tensiones entre los padres, problemas graves de salud de alguno de los miembros, o incluso un cambio de domicilio o de colegio, los niños pueden sentirse culpables. Así, para los niños, la onicofagia es una forma de castigarse por una situación de la que ellos se sienten responsables y que no saben manejar. Se muerden las uñas porque las uñas son la única parte externa del cuerpo que es dura y no causa dolor.

Los adolescentes suelen recurrir a morderse las uñas también por situaciones que les generan ansiedad. Además de ser causada por la culpa, la onicofagia en los adolescentes también puede ser causada por la presión por encajar en la sociedad o por cumplir con las expectativas que sus padres tienen de ellos.

Las personas adultas que se muerden las uñas suelen ser nerviosas y propensas a estresarse. No pueden estar quietas por mucho tiempo. Necesitan hacer algo incluso cuando están en reposo. Entonces morderse las uñas es una forma de mantenerse ocupado incluso cuando no tienen nada que hacer.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.