««« CORANTUS »»»

Nº 369. Martes, 14 de junio de 2016

Onicofagia, consecuencias

Morderse las uñas puede traer consecuencias tanto para la salud física como para la salud mental.

Estéticamente, el acto de morderse las uñas puede hacer que éstas se vean muy feas. En los niños, esto puede provocar las burlas o el acoso de sus compañeros. En los adultos, puede provocar una baja de la autoestima y una reducción en la confianza en uno mismo.

La acción de morderse las uñas también puede alterar el estilo de vida de las personas. Aparte de poder llegar a ser un hábito muy doloroso, la onicofagia puede limitar la capacidad de algunas personas de realizar ciertas actividades, tanto profesionales como recreativas (tocar un instrumento de cuerda, excavar la arena en la playa, etc.).

Morderse las uñas también puede ocasionar problemas de salud física. En las uñas se puede acumular suciedad, microbios dañinos y parásitos (o sus huevos). Por eso la onicofagia puede causar infecciones estomacales, infecciones intestinales y diarreas. Algunos parásitos incluso podrían penetrar más allá del intestino.

Finalmente, la onicofagia podría ser la primera manifestación de un problema mayor que, de no ser tratado, podría llevar a otras formas de autoagresión, como el alcoholismo y la drogadicción.

Afortunadamente, los daños causados por la onicofagia son reversibles. Una vez eliminada la causa del mal hábito, las uñas vuelven a crecer normalmente.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.