««« CORANTUS »»»

N 165. Martes, 4 de junio de 2013

Yacón digestivo

En casi todas las zonas donde se le cultiva tradicionalmente, el yacón es considerado como un buen componente de la dieta de los enfermos y desvalidos. Los oligofructanos de bajo grado de polimerización presentes en las raíces tuberosas no son hidrolizados por las enzimas digestivas humanas ni absorbidos en la parte superior del tracto gastrointestinal. En vez de ello, llegan casi intactos al intestino grueso. En el colon, su fermentación produce ácidos grasos de cadena corta que podrían ser importantes para mantener la función de las células epiteliales previniendo su carcinogénesis; además, disminuyen el pH del colon.

Planta multiusos. El yacón es una planta que se puede usar por completo: raíces, tallos, hojas...

También se dice que la inulina y los oligofructanos en general pueden jugar un rol como prebióticos, sustancias que nutren y estimulan selectivamente a los gérmenes benéficos que forman parte de nuestra flora intestinal, como las llamadas bífidobacterias favoreciendo su crecimiento y frenando el desarrollo de los microorganismos perjudiciales como son los clostridios. Por lo tanto, pueden ser importantes en la resistencia a la colonización y profilaxis de desórdenes gastrointestinales. Las bifidobacterias a la vez, pueden aliviar la hiperlipidemia o sea, el incremento de grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos). Además, se cree que favorece el desarrollo del Bacillus subtilis en el colon y que evita el crecimiento de los microorganismos putrefactivos que tienden a provocar diarreas. Adicionalmente, controlan el estreñimiento y aumentan la excreción.

Fuente

National Research Council. (1989) Lost crops of the Incas. Little known plants of the Andes with promise for worldwide cultivation. Washington, DC, National Academy Press.

Comentarios

No hay.