««« CORANTUS »»»

Nº 651. Miércoles, 22 de agosto de 2018

El fibroma uterino

Un fibroma uterino, también conocido como mioma uterino o miofibroma uterino, es un tumor fibroso benigno que crece en el útero.

Gracias a las técnicas modernas, hoy se sabe que los fibromas uterinos son muy comunes. Del 30% al 50% de las mujeres de más de 35 años los tienen.

Son de todo tamaño. Los hay desde pequeñitos como una canica hasta grandes, de varios kilos.

Algunas mujeres pueden desarrollar más de 50 fibromas uterinos; otras, ninguno. Algunas los desarrollan desde muy jóvenes; otras, después de los 40. Es probable que las mujeres que desarrollan fibromas uterinos de jóvenes vuelvan a desarrollarlos de mayores. Las que los desarrollan ya mayores, probablemente no vuelvan a tenerlos.

El fibrosarcoma es un tumor que se parece al fibroma uterino. La probabilidad de que se confunda un fibroma con un fibrosarcoma es muy pequeña; sin embargo, una vez ocurrió en los Estados Unidos con una médico famosa.

Grupos de riesgo

La probabilidad de desarrollar fibromas uterinos es mayor en mujeres de raza negra y mujeres que nunca hayan estado embarazadas.

Causas

No se sabe por qué suceden.

Consecuencias

Los fibromas que crecen hacia fuera del útero pueden ser perniciosos cuando son demasiado grandes. Los que crecen orientados hacia la cavidad del útero, sin embargo, pueden producir sangrado e infertilidad aún siendo muy pequeños. Su presencia en la cavidad uterina es como tener un cuerpo extraño como una T de cobre, por ejemplo, y deben operarse.

Tratamiento

La mayoría de fibromas uterinos no se operan. Sólo se operan los que dan problemas como hemorragias (que puede conducir a la anemia), dolor u obstrucción del útero (que puede producir infertilidad).

Los fibromas externos al útero pueden crecer bastante antes de que requieran ser extraídos mediante operación. Los de la cavidad, por el contrario, no pueden crecer tanto sin dar problemas, así que hay que operarlos. Antiguamente, la operación consistía en abrir el abdomen y el útero mediante cirugía. Incluso se solían hacer histerectomías (extracción del útero) en caso de fibromas (de hecho, las causas más comunes de las histerectomías eran los fibromas). Actualmente no se suele sacar el útero, especialmente si la mujer aún no ha tenido hijos. En su lugar, se hace una histeroscopía, que consiste en la introducción de una cámara e instrumental quirúrgico a través de la vagina y el cuello del útero. El fibroma luego se corta en pedacitos que se extraen por la misma vía. El resultado es un tratamiento ambulatorio, por lo que la mujer puede ser dada de alta el mismo día.

Hoy hay pastillas que reducen el tamaño de fibromas y el sangrado, pero se pueden usar máximo por un par de años.

Las técnicas modernas de histeroscopía permiten que incluso una mujer con varias decenas de fibromas pueda tener hijos después de ser operada.

etiquetas:

  • no hay