««« CORANTUS »»»

Nº 753. Martes, 11 de diciembre de 2018

El sintagma preposicional

Un sintagma preposicional es, en realidad, un sintagma nominal insertado en la oración mediante una preposición; por lo tanto, su núcleo es un sustantivo o un elemento sustantivado. Recibe el nombre de preposicional debido a que lleva una preposición por delante.

  • Voy a la casa de mi amigo
  • El árbol de mango está floreciendo
  • Yo sólo compro productos de la mejor calidad

Estructura

La estructura del sintagma preposicional es la misma que la del sintagma nominal, con la única diferencia que lleva una preposición delante.

Función y clasificación

El sintagma preposicional puede cumplir seis funciones diferentes, las cuales determinan los seis tipos en que se subdividen.

1. Complemento directo. El complemento directo precisa, fija o concreta el significado de los verbos transitivos para expresar, a través de éstos, lo que se dice del sujeto. Sólo se considera sintagma preposicional cuando se refiere a persona u objeto personificado, y va precedido de la preposición a.

  • Tomás quiere a su mamá
  • Rosita peina a su muñeca
  • Juan pasea a su perro

Cuando no se refiere a persona ni objeto personificado, el complemento directo no puede ser considerado sintagma preposicional.

2. Complemento indirecto. El complemento indirecto es aquel sintagma nominal que señala a la persona —o cosa personificada— sobre la cual recae la acción del verbo. Siempre va precedido de las preposiciones a o para, tal y como podemos ver en las oraciones

  • arroja los desperdicios a la basura
  • tengo un regalo para ti
  • el pajarillo construye un nido para sus pichones

en las cuales los sintagmas nominales en función de complemento indirecto están subrayados.

3. Complemento circunstancial. El complemento circunstancial es el sintagma nominal que expresa la circunstancia o circunstancias bajo las cuales se desarrolla la acción verbal. Indica dónde, cuándo, cómo, cuánto, con qué frecuencia, con qué, con quiénes... etc, se realiza la acción del verbo. Por ejemplo, en las oraciones

  • la misa se celebra los domingos
  • la carrera duró seis horas
  • algunas bacterias duplican su población cada 20 minutos

las estructuras subrayadas son complementos circunstanciales. Admite el uso de todas las preposiciones: a, para, en, con, etc.

4. Complemento del nombre. Son modificadores directos del sustantivo que completan, precisan o restringen su significado, como podemos apreciar en los sintagmas nominales:

  • el parque de diversiones
  • papas con ají
  • los gallinazos sin plumas

donde los sustantivos diversiones, ají y plumas, y las preposiciones de, con y sin que los preceden, respectivamente, son adyacentes, adjuntos o complementos del nombre.

5. Complemento agente. Se utiliza para la construcción de oraciones en voz pasiva y siempre va precedido de la preposición por. En las oraciones

  • los cultivos fueron atacados por una plaga
  • las mareas son producidas por la Luna
  • la villa fue arrasada por el río

las partes subrayadas son complementos agentes precedidos por la preposición por.

6. Complemento de régimen o suplemento. El complemento de régimen o suplemento siempre es introducido por las preposiciones a, de, en, con. La elección de la preposición adecuada la determina el verbo. Por ejemplo, en las oraciones

  • la palomita come de mi mano
  • confío en ti
  • habla con mi hermano

las partes subrayadas son complementos de régimen o suplementos precedidos por las preposiciones de, en y con, respectivamente.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.